Sobre mí

domingo, 21 de enero de 2018

La rémora del relativismo


La actitud del buscador puede parecer dura, podría considerarse intolerante, radical, integrista, quizá. "Tendrías que renunciar a ti mismo, que eres nada, y comenzar a considerarte algo y, si puede ser, mejor alguien", le dice. Y es que el buscar la verdad y la actitud del actor (el relativismo) son incompatibles. Pronto desistirían de la búsqueda y acabarían actor y buscador de nuevo en algún bar, pasando el rato, con una máscara, que no es más que el fracaso del proyecto de ser nosotros mismos.

jueves, 11 de enero de 2018

La leyenda del buscador 4: dejar de ser nada

El buscador quiso seguir su búsqueda y partir. La vida de bar y diversión junto al actor sin identidad autopercibida estuvo bien durante un tiempo, pero se obligó a recordar que no era ese el motivo de su búsqueda; y él sí sabía quién y qué era. Como persona sensible y educada se acercó al que era su compañero de entretenimiento y se despidió de él.
-Yo me voy contigo, colega -dijo aquel en un marcado tono histriónico. Es que no lo abandonaba nunca.
El buscador lo miró con sorpresa y curiosidad durante unos segundos, hasta que le respondió:
-No puede ser. Lo que yo busco es lo contrario de lo que tú eres; tendrías que renunciar a ti mismo, que eres nada, y comenzar a considerarte algo y, si puede ser, mejor alguien.

viernes, 5 de enero de 2018

Un libro de ensayos (traducción)

Acaba de publicarse mi traducción de Un libro de ensayos, con un breve prólogo.
El papa Francisco nos ha sorprendido al recomendar una novela en más de una ocasión titulada Señor del mundo, de Robert Hugh Benson. Para quien haya oído hablar de ella o ya la haya leído, Un libro de ensayos es ideal para seguir profundizando en este autor. Robert Hugh Benson fue famoso en su Inglaterra natal, incluso en círculos del anglicanismo, a pesar de su conversión a la Iglesia Católica. Algunos contemporáneos decían que su vida fue como una llamarada de pólvora, como un cometa al que muchos admiraron. Decían que su agenda estaba tan llena de compromisos que había que solicitar sus servicios con dos años de antelación. Algunas de estas conferencias tan codiciadas están recogidas en este libro de ensayos. Tratan sobre todo de asuntos de tipo religioso y apologético, en general,  y del catolicismo, más en concreto con un amplio rango de temas que van desde la infalibilidad hasta el espiritismo. En todos ellos se descubre la vehemencia, la originalidad, la ingeniosa ingenuidad y la personalidad del autor.
Puede descargarse desde la página de Amazon.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Sonríe e ilumina el mundo

La risa puede ser sincera y mostrar el alma del que ríe, o puede ser un escudo que esconde la doblez. Cuando una persona ríe de corazón, se ilumina el mundo. Y no hay nada más inquietante que una risa falsa. Los humanos somos capaces de engañar y de ocultar la verdad. Por eso los griegos la llamaban ALETHEIA, es decir, lo que no está oculto. Verdad y transparencia, no ocultación, son palabras correlativas. La verdad fundamenta el mundo que conocemos. No se la puede negar sin afirmarla. Si la verdad no existe, eso quiere decir que al menos esta frase es verdadera. Por eso la sonrisa sincera muestra la verdad que habita en nosotros.

sábado, 16 de diciembre de 2017

La leyenda del buscador, 3 (o el actor y el maquillaje)

El actor terminó su representación. Después de unas cervezas se le habían olvidado  las molestias que le provocaba el buscador y le había invitado a la obra de teatro en la que actuaba. Mientras se retiraba el maquillaje, abrió el buscador en la puerta de su camerino.
-¿Por qué no te dejas el maquillaje? -le preguntó concienzudamente. Rara vez el buscador hacía algo a la ligera.
-Ya te gustaría -respondió el actor, que ya empezaba a comprender la naturaleza de su nuevo amigo-. Tú lo que quieres es que la gente de la calle se ría de mí. Reconócelo.
-Lo que no comprendo es por qué no te ríes tú de ti mismo incansablemente.
-No creas, lo hago a menudo.
-¿Qué hay de verdad en la risa? -inquirió de repente el buscador.
-¿Cómo? -el actor no podía creer lo que acaba de oír.
-El que ríe, ¿se esconde o es que ha captado la pura verdad?
-Macho, que te vea un médico.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Relativismo: la "función continua" del ser.

Si alguien afirma: "Todo es relativo", se le podría preguntar si esa frase también lo es. Relativo se opone a absoluto.
Un actor puede representar papeles, es decir, puede adoptar personalidades relativas, pero en el fondo es un ser humano concreto, y eso es una verdad absoluta. Sin embargo, los humanos tenemos la capacidad de relativizar los que nos salga de los.... Me viene a la mente el recuerdo de la novela El retrato de Dorian Gray. Descubre el protagonista a una joven encantadora llamada Sibyl Vane en un teatrillo de poca monta regentado por un judío seboso. Mientras era Rosalinda o Julieta o Desdémona o cualquier otro personaje de Shakespeare era adorable y digna de amor. Dorian, embelesado, le pide matrimonio. Pero, cuando el joven Dorian, ya pervertido por Henry Wotton y con la impunidad que le proporcionaba el cuadro, descubre a la chica de verdad, es decir a Sibyl, la deja abandonada. El perverso Gray no percibe la realidad como es, sino como se le imagina. Sybil es un absoluto, los personajes que representa son relativos. Por eso, Sibyl se suicida, porque no puede soportar ser considerada un simple engaño: no puede aceptar que su vida deba reducirse a una función continua.
El relativismo es la función continua del ser. 

martes, 5 de diciembre de 2017

"La leyenda del buscador", 2 (el actor)

El buscador siguió su camino y en una taberna conoció a un actor
-Mi vida es maravillosa -le explicó este-. Puedo ser quien quiera ser.
-¿Y no tienes problemas de identidad?
-¿Y eso a quién le importa? Un actor necesita engañar a la gente, hacerles ver que no es quien realmente es. Cuanto más engaño, mejor realizo mi trabajo.
-¿Y sabes quién eres? -preguntó intrigado el buscador.
-¿No te he dicho -dijo el actor alzando un poco la voz- que eso no importa? No te lo diré.
El actor comenzaba a mostrarse algo irascible. Y es que nunca se había encontrado antes con un buscador.
-¿Quién me dice "no te lo diré" tú o una mentira de ti?
El actor se lo quedó mirando, al principio con gesto perplejo, luego esbozó una sonrisa.
-Todavía no te das cuenta de que sea cual sea mi respuesta, estará bien.
-Di lo que quieras -replicó el buscador-, pero sigo sin saber quién eres.
Entonces el actor suspiró, miró a su interlocutor por última vez con cierta pena en sus ojos.
-¡Anda, bebamos, compañero, que no sabemos lo que nos espera mañana!

La rémora del relativismo

La actitud del buscador puede parecer dura, podría considerarse intolerante, radical, integrista, quizá. " Tendrías que renunciar a...